fbpx
El Arte de la Guerra en Internet

El Arte de la Guerra en Internet

El Arte de la Guerra en Internet y su Ventaja Competitiva, es lo que la diferencia de los competidores o rivales, por ejemplo es más eficiente producir más a menor costo, mejor calidad en el producto o en su uso o en su durabilidad, innovar osea satisfaciendo las necesidades o dolores con nuevas formas de uso u otros medios y un trato especial al cliente. El internet ofrece a las empresas la posibilidad de una selección adecuada, analizar su participación en el mercado en los diferentes canales de distribución, reduciendo errores, tiempo y sobrecosto en el tratamiento de la información.

Los canales de distribución se adaptan con mayor rapidez ya que el cliente o consumidor escoge el tiempo el lugar y el precio de tal forma que cuando asiste a una tienda offline ya tiene una decisión con antelación porque ya se informó.

En la actualidad es casi fundamental la comunicación digital ya que actualmente la mayor parte de las empresas en todo el mundo las utiliza para suministrar a los clientes informaciones sobre sus datos, sus productos o servicios, tanto de forma interna como a otras empresas y clientes.

Proporcionan el acceso de manera interactiva a la base de datos de oportunidades de ofertas, el envío sobre las características o la información de un determinado producto o servicio por esta misma vía, además de la revisión de concesiones, que permite a los proveedores disminuir costo de una forma muy conveniente, facilitando este medio a su vez la creación de mercados y segmentos nuevos.

El uso de este trascendental medio facilita las relaciones comerciales y el soporte a los usuarios, debido a que posee una disponibilidad de 24 horas al día, fidelizando e trato entre la empresa y los clientes creando un vínculo conveniente para ambas partes.

Una página de internet posee múltiples beneficios para las empresas y cualquiera empresa que desee entrar en internet puede aplicar muchas herramientas básicas y fundamentales: el whastapp.  l as redes sociales el correo electrónico otros.

En mi libro EL ARTE DE LA GUERA EN INTERNET pretendo ayudar a los emprendedores y pequeños empresarios hacer conocer la importancia de ver más allá de lo evidente, internet, redes, productos, ventas, estados financieros, abastecimiento y la pregunta

¿Qué es? y hay una sola respuesta LA ESTRATEGIA

Pero una estrategia es una hipótesis que tiene que ser comprobada, y la razón que veremos más adelante es que hay ambientes que no controlamos, otros si lo controlamos, hay nuevos cometidos en la industria, por eso hay que probarla y es aquella explicación previa que busca convertirse en conclusión a un determinado asunto. Las hipótesis pueden contener información relevante, digna de estudio por los que buscan resolver una situación son fundamental para una investigación o análisis, ya que a partir de ellas pueden surgir nuevas teorías y respuestas pueden representar una herramienta para un veredicto. De la experiencia en mis consultorías eso lo he experimentado.

¿Qué paso con Jeff  Bezos y Amazon?

Cuando internet estaba en manos del Gobierno, una de sus principales normas era que no debía usarse con ánimo de lucro. El comercio electrónico no es que estuviera en pañales: es que estaba prohibido. Para cuando finalmente se decidió privatizar internet, uno de los primeros que decidió que ahí podía haber pasta fue un tal Jeff Bezos, que trabajaba de analista financiero en D. E. Shaw, una empresa de Wall Street conocida por su capacidad para aplicar la tecnología a las finanzas.

Jeffrey Preston Jorgensen nació en 1964 en Albuquerque, sí, la ciudad de Walter White y Breaking Bad. Se cambió el apellido por el de su padrastro, Miguel Bezos, un emigrante cubano, cuando éste lo adoptó legalmente. Tras graduarse en Princeton como ingeniero, pasó por diversos empleos en Wall Street. Mientras trabajaba en su despacho consultó un sitio web que aseguraba que internet estaba creciendo un 2.300% anual. Aquello le cambió la vida. Desde ese mismo instante se dedicó a investigar las empresas de venta por catálogo, intentando averiguar cuál de ellas podría mejorar lo suficiente al pasarse a internet como para cambiar las rutinas de los consumidores, que somos animales de costumbres. Fue así como llegó a los libros: la variedad en la oferta y en los gustos e intereses de los lectores provocaba que un catálogo mínimamente bueno debiera tener millones de libros. Era por tanto perfecto para internet y sus búsquedas informatizadas.

Las casualidades de la vida hicieron que la convención anual de los libreros tuviera lugar en Los Ángeles al día siguiente, así que voló hasta allí e intentó aprender cómo funcionaba el negocio en un solo fin de semana. Salió convencido de que su idea podía materializarse, y dos días después se puso a llamar a familiares y amigos, tanto para comunicarles su decisión de dejar un empleo bien pagado y estimulante a cambio de un futuro incierto como para ofrecerles invertir en la idea. Su padre, el cubano, le contestó que qué era eso de internet. Pero aún así él y su mujer le dieron 300.000 dólares que guardaban para la jubilación; no porque entendieran su idea, sino porque creían en Jeff más que el propio Jeff.

 

Autor Doctor Víctor Plaza Vidaurre